Connect with us

Minería en línea | Perú

Arequipa lidera formalización minera

Gobierno

Arequipa lidera formalización minera

Esperaron 22 años para formalizarse. Ahora sí pueden vender el oro que explotan sin que un policía confisque el mineral. La Asociación de Trabajadores Mineros Artesanos de San Cristóbal trabajan las vetas auríferas de Cerro Esperanza 21, yacimiento ubicado a 3300 metros de altura, distrito de Yanaquihua, provincia arequipeña de Condesuyos, a más de nueve horas de la ciudad de Arequipa.

Comenzaron a trabajar 40, ahora son más de 380 mineros. La tarea no fue fácil al principio. Había que caminar desde el centro poblado 11 kilómetros por pendientes para llegar a la zona de labor, las mujeres con sus hijos en brazos y los varones con las herramientas a las espaldas. Todos trabajaban. Un balde de mineral bruto (32 kilos) a lo mucho era la recompensa diaria para un minero, con el procesamiento utilizando mercurio, esa cantidad apenas quedaba reducida a un gramo de oro (el gramo se valúa en 80 soles).

Jimi Huaccha Chuquianqui recuerda que la unión siempre fue el sostén de este grupo de mineros regidos por los antiguos preceptos incas, ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama quella (no seas ocioso).

“Hasta ahora esa idea perdura, nuestro pueblo es organizado y al que falte a nuestras leyes es castigado “, cuenta. Nos dice que en San Cristóbal nadie bebe como ocurre en otros centros mineros informales, donde los alrededores se pueblan de antros de perdición.

Desde que se inició la formalización minera en 2012, Arequipa lidera este proceso. Más de 16 mil 839 mineros firmaron declaraciones de compromiso para pasar a la legalidad.

La formalización permite que los mineros sean identificados, puedan transportar y vender su mineral sin pasar contratiempos.

Por su parte, el Estado recibe los tributos y controla el comercio informal, en su mayoría del oro que sale por las fronteras del país. También genera un canon, el cual los mineros pagan a razón de 3 dólares por hectárea anualmente en junio, que es también el derecho de vigencia minera.

El gerente regional de Energía y Minas, Miguel Sucapuca Arpasi, reconoce que el principal inconveniente de la formalización es el acuerdo entre el titular de la concesión minera y el minero que la trabaja. En muchos casos, los informales invaden tierras cuyas concesiones tienen dueño.

“Tenemos un 94% de los mineros que explotan mineral trabajando en concesiones de terceros”, refiere Sucapuca.

Con el riesgo de que los mineros desistan de la formalización, se inició un trabajo en el campo para orientarlos y lograr acuerdos. Son 25 mesas de diálogo para llegar a acuerdos.

Jimi señala que el acuerdo con el titular de la concesión en San Cristóbal fue pagarle 7.5% de regalías para obtener la autorización de uso del terreno superficial.

Simplificación

Desde enero de este año, el Gobierno simplificó los pasos de formalización, de seis a tres.

Sucapuca Arpasi indica que a los mineros se les orienta en ello.

“Se les ayuda a elaborar sus Instrumentos de Gestión Ambiental Correctivos (IGAC) para que puedan formalizarse, una vez que se los aprueban y son formales en el camino deberán cumplir lo que pusieron en estos documentos”, explicó.

Los mineros están a la espera de que se apruebe el reglamento del IGAFOM, un documento similar al IGAC, pero orientado a la pequeña minería.

“Ese documento será como un check list para que de manera sencilla los mineros inicien su formalización. Actualmente está en vigencia, solo se espera el reglamento”, acotó Sucapuca.

La República

More in Gobierno

To Top