in ,

Arequipa es región minera líder, aporta el 16,49% del PBI nacional extractivo

Llegó a su fin la edición 33 de Perumín, cónclave de empresarios mineros de todo el mundo que se reunieron en Arequipa durante una semana.

Luis Marchese, presidente de la cumbre, trazó los nuevos retos para el sector. A la jornada final asistieron la Premier Mercedes Aráoz y ministras Cayetana Aljovín y Fiorella Molinelli.

El principal reto es lograr institucionalidad, dijo Marchese. Eso significa consolidar la imagen de una actividad responsable y sin daños al medio ambiente. Para ello es clave la transparencia, trabajo conjunto y diálogo.

“Debemos generar confianza, sentir orgullo y hacer las cosas bien”, concluyó Marchese, en alusión a los proyectos mineros trabados por los conflictos sociales.

La economía peruana depende de la industria extractiva: minería, gas y petróleo. La explotación de estos recursos aporta 13.6% al Producto Bruto Interno (PBI) del Perú.

Más de 200 mil familias dependen de la minería. Además, por cada empleo en esta industria se generan seis indirectos. De ahí su importancia.

El Perú ha desarrollado minería gracias a la cordillera de los Andes. Las principales reservas minerales se hallan en el sur. Prueba de ello, Arequipa tiene en Cerro Verde una de las grandes minas de cobre del mundo y que le ha permitido liderar la producción; aporta el 16.49% del PBI extractivo. Le sigue Cusco y Áncash con el 16.2% y el 13%, respectivamente.

La ministra de Energía y Minas Cayetana Aljovín precisó que en las zonas mineras también hubo avances en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Este promedio internacional mide niveles de educación, esperanza de vida e ingresos anuales por persona. En el 2002 estaba en 0.38 puntos, aumentó a 0.56 en el 2016. Arequipa, Moquegua y Lima tienen los mejores promedios. Las dos primeras son eminentemente mineras.

Además, los índices de pobreza y pobreza extrema han bajado significativamente. Según Aljovín, las industrias extractivas aportaron el 7% de los tributos internos, con 6,000 millones de soles. Asimismo, casi las dos terceras partes de las exportaciones provienen de esta actividad, por lo cual es la fuente más importante de las divisas del Estado.

Retos para el sur

“Hay riqueza, pero hay que distribuirla bien”, indicó el economista Juan Mendoza en alusión a los altos índices de pobreza.

Para reducirlos, la ministra de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Fiorella Molinelli, se une a la visión de Mendoza. Programas como Haku Wiñay son una opción para que las familias pobres tengan una opción de desarrollo. Alienta a crear pequeñas empresas y un mercado en los poblados aledaños.

La Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía firmó un convenio macro con el Midis para luchar contra la anemia, una enfermedad que ataca a 48% de los niños menores de 3 años en todo el país y que está vinculada a la pobreza. En Arequipa la cifra es de 56.6%.

Otro reto para el sur es culminar los proyectos prolongados como el gasoducto o la Petroquímica, lo que evitaría la dependencia minera de la región.

Sin embargo, lamentablemente estos proyectos fueron literalmente tumbados por la corrupción.

Written by Editor

Perumin 2017: 17 mil mineros artesanales serán formalizados a 2020

Motor de la minería ya empieza a despegar en el Perú